Seleccionar página

Son muchas las personas que se acercan y comentan: “Necesito una web, ¿qué tengo que hacer? ¿cuánto me va a costar?” Y entonces, en vez de dar respuestas a esas preguntas, lo que hacemos es formular nuevas preguntas que en ocasiones no tienen una respuesta muy clara al otro lado. Antes de encargar un proyecto o sentarte a hablar sobre tu futuro proyecto web es necesario plantearse algunas cuestiones, ya que dependiendo del proveedor de servicios con el que topes, es posible que esta fase tan necesaria para asentar una bases sólidas no sea tenida en cuenta y acabes con una web muy bonita pero sin un sentido, un objetivo, una línea, una coherencia con lo que realmente buscabas o necesitabas. Aquí formulamos las preguntas clave a las que debemos dar respuesta como base para encarar nuestro proyecto.

1 – ¿Cuál es el objetivo que persigo?

Lo primero que hay que tener claro es para qué quiero tener una web, mi objetivo. ¿Quiero vender? ¿Quiero generar contactos? ¿Es una mera “presencia online”? ¿Quiero hacer marca personal? ¿Quiero posicionarme como referente en….? ¿Quiero transmitir un mensaje? ¿Quiero generar una comunidad? Cada proyecto es único, cada necesidad es única. Y dependiendo del objetivo que se persiga, la definición del proyecto, la estructura de navegación, el contenido, textos y mensajes, el diseño, deberán construirse de una forma determinada, y siempre, al servicio de esa necesidad. ¿Qué necesidad o necesidades quiero cubrir a través de mi web?  Esta es la primera pregunta clave que debes hacerte.

2 – ¿Cuál es mi público objetivo? ¿A quién me dirijo?

La web es un soporte de comunicación. Ya sea como escaparate, para vender productos o servicios, o cualquier otra necesidad de comunicación que tengamos hay que preguntarse ¿a quién me dirijo? ¿quién es? ¿cómo es? ¿dónde está? ¿qué busca? ¿qué necesita? ¿qué le mueve? ¿que le motiva? ¿cuáles son sus valores? ¿sus creencias? ¿qué le desagrada? ¿cuál es su punto de dolor? Sea cual sea el ámbito de acción, el sector, la necesidad que te plantees para lanzar una nueva web, hay “alguien”, o varios tipos de “alguien” al otro lado. ¿Cómo es ese alguien? ¿Cuál es su lenguaje? ¿Cómo debes comunicarte y relacionarte con él?. A raíz de determinar un público objetivo, un universo al que tratamos de acceder, de llegar, de tocar, surgen un montón de preguntas con sus respuestas que determinarán la definición y alcance del proyecto web, así como la forma y tono de comunicación.

3 – ¿Qué marca quiero transmitir? ¿Con qué valores?

Otro punto importante a tener en cuenta es la marca. ¿Tienes ya una imagen, identidad corporativa? La tengas o no, hay que preguntarse, ¿Qué quiero transmitir con mi marca? ¿Cuáles son los valores que identifican mi marca? ¿Qué quiero que mi público objetivo sienta, perciba cuando vea mi marca? ¿Cumple mi actual marca este objetivo?  Tu página web debe estar alineada con tu estrategia de branding.  Quien llegue a tu web tiene que poder vivir la experiencia de marca que previamente hayas establecido. Muchas veces, el hecho de plantearse un proyecto web ya sea por primera vez o “de renovación”, implica profundizar en la identidad del proyecto, en su esencia, y en la construcción de una imagen de marca que transmita en coherencia. 

4 – ¿Cuál es mi propuesta de valor diferencial? 

Muchas veces nos encontramos con proyectos que no saben responder a esta pregunta. De modo que siempre sugerimos no solo hacer un ejercicio de análisis interno sino también preguntar fuera. Además, desde nuestra perspectiva es muy importante ser auténtico, ser sincero, atreverse a mirar, a revisar y a comunicar de forma honesta y transparente, mostrando tu esencia y espíritu, de tu proyecto, de tu empresa. La propuesta de valor diferencial compete no solo a la marca, sino al proyecto, y a la definicón de productos y servicios.

– Análisis interno ¿Cuál es mi punto fuerte? ¿Qué ofrezco que los demás no ofrecen? ¿Por qué mi público objetivo debería quedarse conmigo y no con otro? ¿Qué hay en mí, en mi proyecto, mi mensaje, mis valores, mis productos y servicios, mi visión, en mi forma de hacer las cosas que otros no ofrecen? ¿Por qué yo, mi proyecto, mi producto o servicio es lo que mi público objetivo necesita? ¿Por qué hago lo que hago? Todas estas preguntas nos van a ayudar a profundizar en la esencia del proyecto, en la comunicación, en el mensaje, en el contenido. En el corazón de lo que haces y por qué lo haces.

Pregunta fuera  A tus clientes, a tus amigos, a profesionales de confianza, pregúntales qué valoran de ti, de tu proyecto, de tus servicios. Ante una realidad representada como un todo, siempre nos encontramos con que hay cosas de nosotros mismos que no vemos. Preguntar fuera nos puede ayudar a ver, a identificar puntos fuertes y no tan fuertes a los que solos no llegaríamos.  Haz un ejercicio sincero de preguntar estando dispuesto a escuchar, a recibir lo que te den, tenerlo en cuenta y sopesarlo de cara a tomar decisiones tanto de comunicación como de revisión y reajuste en sentido más amplio. Seguro que te llevas sorpresas, muchas de ellas más gratas de lo que esperabas.

– No tengas miedo a ser auténtico Cada persona es única. Todos tenemos algo único que ofrecer. ¿Qué hay en ti, en tu proyecto sincero y único? Encuéntralo, y exprésalo. Porque cuanto más auténtico seas más vas a conectar con ese público que sintoniza contigo, con tu proyecto, tu mensaje, y los productos y servicios que tienes para dar. No tengas miedo a expresar tu autenticidad, aunque no sea típica, aunque no sea lo normal…. Habrá quien conecte y quien no. ¿A qué público quieres llegar realmente? Ser auténtico te acerca a tu público y a tu audiencia.

5 – ¿Qué productos o servicios ofrezco? 

Es importante analizar si tu cartera de productos y servicios está en coherencia con el sector en que te mueves, si la propuesta de valor diferencial está clara, y si podemos “darle una vuelta” a lo que ofrecemos y cómo lo ofrecemos de cara a que sea innovador, nuevo, diferente ampliando perspectiva y creando mayor valor y riqueza en la oferta que plantees a tu público objetivo. Y sobre todo, alineado contigo, y con lo que tiene sentido para ti y más te gusta hacer.

En resumen…

Hay un trabajo de fondo antes de plantearse el alcance de un proyecto web. Esta revisión, este análisis, este ejercicio es necesario para asentar unas bases sólidas con las que abordar la definición, construcción, diseño y contenido de una web. Desde Dreamsforaction podemos acompañarte en todas las fases, guiándote para sacar de tu proyecto su esencia diferente, su valor, identificando audiencias y ofreciendo una propuesta consistente para lograr tus objetivos de negocio. ¡Ponte en acción!

 

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si sigues navegando das tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies